¿De que debe regocijarse un cristiano?

“Se acercaban a Jesús todos los publicanos y pecadores para oirle, y los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: Este a los pecadores recibe, y con ellos come. Entonces él les refirió esta parábola, diciendo: Qué hombre de vosotros teniendo cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto, y va tras la que se perdió, hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, la pone sobre sus hombros gozoso; y al llegar a casa, reúne a sus amigos y vecinos, diciéndoles: Gozaos conmigo, porque he encontrado mi oveja que se había perdido. Os digo que así habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento." Lucas 15:1-7

El regocijo de un rescate...

"Y al llegar a casa (el pastor), reúne a sus amigos y vecinos, diciéndoles: Gozaos conmigo, porque he encontrado mi oveja que se había perdido. Os digo que así habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento" Lucas 15:6-7

De dos causas debe regocijarse todo cristiano que verdaderamente tiene comunión con el Padre.  La primera, de que su nombre esta escrito en los cielos. Jesus dijo a sus discipulos, "pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos" Lucas 10:20. Y segundo, debe regocijarse por cada alma que por la gracia de Dios haya alcanzado para Jesucristo mediante el evangelio.

Cuando nos referimos a la primera causa para casi todo creyente es fácil regocijarse en el Señor por la salvación de su propia alma, pero mi pregunta es, ¿y que de la segunda causa? El regocijarse por la salvación de otros. ¿Cuántas almas hemos ganado para el Reino de Dios en el 2011? ¿Cuántas semillas del evangelio hemos plantado? ¿Con cuantos inconverso nos hemos relacionando con la intensión de llevarlos al Reino en el 2011?

 ¿Cómo está tu acercamiento?

Se ha preguntado usted, ¿porque muchos publicanos y pecadores se acercaban a Jesús para oírle?  La respuesta es sencilla, ellos se acercaban a Jesús porque El primero se acercó a ellos y se interesó por ellos. Nunca olvidemos que “nosotros le amamos a El, porque El nos amó primero” 1 Juan 4:19. El Señor tomó dicha iniciativa porque nos amó. Para aquellos que verdaderamente desean que el gozo del Señor este en ellos, y que ese gozo les sea cumplido Juan 15:11, Jesús les tiene un mandamiento.

“Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado. Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos” Juan 15:12-13

Una pregunta para nuestro desafío...

Despues de la salvación de nuestras almas no debe haber otro regocijo mas grande que el participar en la redención de un alma más. Esa fué la enseñanza de Jesús a sus discipulos, fariseos, pecadores y publicanos. Pero mi pregunta de reto debe ser la siguiente: ¿Hasta donde estamos dispuestos de involucrarnos para que otros vengan a Casa en este año? O mejor aún, ¿Hasta dónde estamos apreciando el amor de Cristo en nuestras vidas?  ¿Se ve dicho amor?

Bendiciones del Altísimo,

Carlos Téllez

Escribenos tus comentarios.