¿Cómo creyentes estamos dispuestos a pagarlo?

"¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!" Isaías 5:20

Hoy por hoy, muchos cristianos y no cristianos por igual confunden: la tolerancia con el amor, la discriminación "racial" con el comportamiento pecaminoso y la libertad de escoger con el asesinato. Tal es el caso de la libertad de expresión, el homosexualismo y el aborto.

El que verdaderamente ama a su prójimo, le dice la verdad sin importar el costo, sino mire lo que le costó a Jesucristo el demostrar Su verdadero amor por el mundo, le costó la cruz (Juan 3:16).

El amor y la verdad van de la mano, pero tienen un alto precio.  “El amor es sufrido, es benigno… no hace nada indebido, no busca lo suyo” 1 Corintios 13:4-5.  Jesús dijo: “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando” Juan 15:13-14.

Pocos son los cristianos que en realidad están tomando a Dios por Su Palabra.  Muchos dicen conocerlo pero no le conocen y los que decimos conocerle, muchas veces no le amamos de verdad, le negamos debido a que no hacemos lo que Él nos mando hacer.  ¿Por qué sucede esto? Simplemente por el alto precio que tenemos que pagar si lo hacemos. 

Recuerda, para ser tolerante no se necesita pagar precio alguno, pero para amar a tu prójimo sí, ¿Por qué? Porque el amar al prójimo como Cristo nos amó involucra que le digas la verdad, sin importar el rechazo, el odio, o el que dirán. Pero mi pregunta es ¿Cuántos estamos dispuestos a pagar el precio por decir la verdad?, ¿Cuántos verdaderamente amamos lo suficientemente a Dios y al prójimo para decirles la verdad, por desagradable que sea?  Por nuestro pecado de omisión muchas almas siguen perdidas y otras se descarrían.

"Y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado" Santiago 4:17

La pornografía te conduce a la esclavitud (Juan 8:34), el homosexualismo a lo anti natural (Romanos 1:26-27), y el aborto al asesinato (Éxodo 20:13; 21:22-23).

Todos estos comportamientos son pecaminosos y son condenados por Dios (1 Corintios 6:9-10; Gálatas 5:19-21), pero también la buena noticia, es que estos pecados también pueden llegar a ser perdonados, si crees en Jesucristo.

"De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre"  (Hechos 10:43)

Como le ocurrió a la Israel del Antiguo Testamento, tú y yo como creyentes debemos de escoger la vida en lugar de la muerte, el punto de vista de la Palabra de Dios en lugar del de la cultura.   De esta decisión dependerá grandemente que tus hijos vengan a creer en Jesucristo o no.  Toma a Dios por Su Palabra, vívela mediante la fe en Jesucristo, paga el precio por la verdad, tus hijos y tus amistades a la larga te lo agradecerán.

"No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.  De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos" Mateo 5:17-18 

"Jesús dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí" Juan 14:6

Bendiciones del Altísimo,

Carlos Téllez

___________________________

Temas de interés: